Buscar

4507363
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
147
230
657
9596

 

 

En el año1948, precisamente el dia 18 de abril, un comité representativo de la California Avocado Society hizo el viaje desde California en los Estados Unidos para sembrar en el Parque Central de Atlixco un árbol de Aguacate de la variedad “Fuerte” injertaron de un brote del árbol original que habían adquirido años anteriores en la huerta del Sr. Alejandro Leblanc* Los sucesores del árbol “padre”, en manos de los agricultores californianos, dieron origen a una nueva variedad llamado “fuerte” iniciando de esta manera una prospera industria fruticultura en California. Sembraron el árbol en un acto de reconocimiento y gratitud hacia Atlixco, con el propósito de que el árbol “hijo” permaneciera “para perdurar su clase”, según reza la inscripción en la placa de bronce que instalaron in situ (en el lugar). Sin embargo, es de lamentar el destino de este árbol.

Apenas regresaron los ilustres miembros de la California Avocado Society a su lugar de origen, un estrambótico charro dominguero de apodo “Pocaluz”**, cuya xenofobia era de todo conocida, llego al zócalo a caballo a todo galope y de cuajo arranco el arbolito llevándoselo “a cabeza de silla” a un lugar desconocido.

No se dio mucha importancia al suceso hasta el año siguiente cuando las autoridades municipales recibieron un mensaje de la citada sociedad estadounidense anunciando una próxima visita a Atlixco con el objetivo de rendir nuevos homenajes al hijo predilecto del padre aguacate.

Las autoridades municipales se mostraron consternadas y ante la imposibilidad de resucitar el árbol secuestrado, no tuvieron otra alternativa que buscar un reemplazo antes de la llegada de los distinguidos visitantes.

Imaginamos la sorpresa  y desilusión de los horticultores gringos, y desafortunadamente aquello que prometía convertirse en un importante festival anual de dimensiones internacionales quedo totalmente frustrado.

Después de esta visita los señores de la California Avocado Society nunca regresaron a Atlixco.

* Esta misma sociedad norteamericana había hecho una visita previa el 17 de abril de 1938 según reza la leyenda de una placa de Talavera poblana en la fachada de la casa del  el citado Sr. Leblanc.

** El apodo de este personaje singular se origina en el hecho de que era propietario de un estudio fotográfico de nombre Foto Lux, aunado a esto, el señor no poseía la vista en uno de sus ojos, por tanto tenia “poca luz”

Fuente: Atlixco, Historia Patrimonio y Sociedad. Autores: Arturo Córdoba Duran - Gustavo Mauleón Rodríguez, año 2007, p. 169