Buscar

4507368
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
152
230
662
9601

Desde tiempos remotos a Huaquechula se le considera cuna de la hospitalidad, ya que sus habitantes durante todo el año se dedican al cultivo de las tierras, al comercio y la ganadería.

De manera espectacular se organizan para festejar el 3 de mayo día de la Santa Cruz.
Huaquechula se encuentra al sur de la capital poblana aproximadamente a 55 Kms., cuenta con carretera pavimentada.

El festejo de la Cruces de las esquinas, se celebra desde tiempos remotos.


La Cruz de Huaquechula, tiene la tradición de que es mucho más pesada de lo normal, se dice que no la pueden mover del altar donde esta, si es que no se hace antes una rogación (sonar las campanas de una manera muy especial).

Un Arqueólogo dice que se trata de un granito basáltico, una piedra muy dura y pesada de lo que esta hecha la cruz; le hicieron una incrustación en el cruce de los travesaños, en donde tiene una serie de reliquias donadas a la verdadera cruz, es decir a la verdadera cruz de Cristo.

La festividad da comienzo nueve días antes de la fecha mencionada es decir el día 25 de abril, grupos de personas encargadas de la cruz de cada esquina organizan los festejos, construyendo una capilla provisional, en alguna casa cercana a la arista, lugar donde es colocada la cruz de madera por 11 días, para hacerle el novenario (rezos) en la noche; al termino de cada rezo, la hermandad ofrece de manera voluntaria a todos los asistentes un vaso con agua fresca o nieve.

Para los creyentes en la fe católica, estas noches son de gran alegría, pues se escucha el sonido del teponaxtle “tumba hueca”, en las diferentes esquinas donde existe una cruz arista.

En la víspera del 3 de mayo, la juventud huaquechulense, se reúne para salir a las primeras horas del día a una albada, cantando las tradicionales mañanitas a las cruces de las diferentes esquinas, también son entonadas por las bandas de viento. El día 3 de mayo entre las 7:00 y 9:00 horas los encargados invitan a la hermandad a tomar el desayuno en la casa del mayordomo de primera, a esta misma hora bailan los topiles llenado consigo el desayuno (chocolate o atole de maíz y charolas con pan), también bailan canastos adornados con carrizos y cadenas de flores con dulces, los tamales, las tablillas de chocolate, los juegos pirotécnicos (toritos) y el incienso.

A las 10:00 u 11:00 horas echan a vuelo las campanas del templo parroquial, en señal de que es la hora de reunir todas las cruces del pueblo en el Sagrado Templo para que junto con creyentes del lugar escuchen misa.

Terminando la misa, las cruces junto con la del Templo Parroquial, salen en solemne procesión llevando cada cruz su música de viento, y nuevamente regresan al Templo Parroquial para dejar ahí la Santa Cruz y después cada una se retira a su Capilla.

Nuevamente se invita a la hermandad a comer mole poblano o pipían verde, en la casa del mayordomo de segunda, momento en el que también bailan los topiles el tradicional baile de la danza del 3 de mayo llevando las mujeres, canastos adornados con carrizos y flores en ellos llevan tortillas, dulces que se reparten a los asistentes durante el baile, tamales, un guajolote enmolado y los hombres llevan una botella de tequila o mezcal, que reparten durante la danza en carrizos que utilizan como vasos, ya que el carrizo le da un sabor muy especial, llegada la noche, toda la hermandad se da cita en la capilla que le corresponde, para ser nombrados los nuevos mayordomos, que protegerán a la Santa Cruz durante todo el año siguiente.

Para esta celebración, participan alrededor de 40 cruces en una procesión, considerada una de las más grandes del mundo y en la que se puede apreciar danzas regionales, así como degustar ricos platillos tradicionales como son el mole y el chocolate.

La Celebración de la Cruz del 3 de Mayo y sus Mayordomías en Huaquechula, por decreto
publicado el 6 de Agosto de 1997 en el periódico oficial del Estado de Puebla, fueron declaradas
Patrimonio Cultural del Estado de Puebla.