Buscar

4536357
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
239
452
1637
11738


11 Sur 301

A fines del siglo XVI (1581) por la necesidad Que había de un hospital, ya que la villa crecía cada vez más. Un sacerdote cedió su casa para fundar el primer hospital de la villa.

Este Hospital quedó bajo el amparo de la Virgen en su Inmaculada Concepción.

11 Sur 301

A fines del siglo XVI (1581) por la necesidad Que había de un hospital, ya que la villa crecía cada vez más. Un sacerdote cedió su casa para fundar el primer hospital de la villa.

Este Hospital quedó bajo el amparo de la Virgen en su Inmaculada Concepción.

El Hospital era pequeño y pobre, ya que contaba para subsistir únicamente con las limosnas de los vecinos, que eran muy irregulares.

Compadecida de esta situación, la señora María Salas, señora muy acaudalada, dejo como testamento unas casas para el sostenimiento de esta obra benéfica, sé rehizo el edificio con dos departamentos, el de hombres y el de mujeres, quedando a cargo de personas piadosas que se turnaban en la asistencia.

A principios del siglo XVIII había bajado mucho la atención hacia los enfermos, las casas de que se sostenían estaban en pésimas condiciones, por lo que el Ayuntamiento, a través del Alguacil, solicitó Que el hospital fuera entregado a los Hermanos de San Juan de Dios.

El hospital de Atlixco les fue entregado en 1731 y el personal Que llego de México consistía en un Hermano Mayor, un Capellán y seis religiosos, entre ellos un doctor, Se hizo un nuevo hospital al sur de la ciudad, costeado por P. Antonio Franco con tal suntuosidad que se consideraba "el mejor hospital del Obispado".

Se atendían 30 enfermos como mínimo, sosteniendo el hospital de limosnas de a Parroquia, legados y propiedades.

A fines del siglo XVIII se noto una franca decadencia en el Hospital, que amerito la intervención del Obispo de Puebla que les retiro las rentas del hospital. Los Juaninos, inconformes con esa decisión, apelaron en varias ocasiones a la autoridad episcopal, pero al no obtener respuesta, pasó el asunto al Virrey que les dio la razón devolviendo la administración a la orden religiosa en 1783.

El hospital Quedó en algún tiempo atendido por los religiosos, hasta que finalmente desaparece la orden a consecuencias de las disposiciones de las Cortes de Cadiz en 1821, regresando al poder del Ayuntamiento de Atlixco.

El exterior de San Juan de Dios con un pórtico de tres arcos (actualmente cegado uno) El arco de en medio tiene un coronamiento con dos hombres salvajes, semidesnudos, sosteniendo un escudo enmarcado por un águila bicéfala y con corona imperial; completan esa extraña composición, dos leones sentados y en los extremos dos casco con plumas. Copiado de un grabado nobiliario alemán del Siglo XVI.

La iglesia conserva su atrio en sus proporciones originales. El templo es pequeño la fachada agraciada por el campanario de un solo cuerpo con decoración de azulejos poblanos en azul,
blanco y amarillo.

El interior de la iglesia de una sola nave, pequeña, conserva pinturas interesantes. Entrando a la izquierda, un cuadro apaisado de escuela europea del Siglo XVII representando a" Job recriminado por su mujer", hay otro representando la muerte de una santa carmelita, posiblemente Santa Teresa, que a juzgar por el tema procede del convento del Carmen. Firmado por Torijano en el año de 1720; al extremo de la iglesia una "Madre Santísima de la Luz" y una "Santa Bárbara" ambas pinturas de Luis Berruecos.

En el interior del claustro se encuentra uno de los patios más hermosos Que existen en la zona poblana. Construido con un estilo barroco popular, de planta cuadrada con cinco arcos sobre columnas corintias. La planta alta como en los claustros jesuitas, con ventanas, una central y dos pequeñas a los lados; en las esquinas cuatro medias columna corintias en argamasa. Al centro del claustro vemos una fuente cuyo tazón lo sostiene una figura que puede ser Sansón venciendo al león, San Adrian Montando un Leon o Hércules aplastando a la fiera de Nemea.

1847 El 28 de enero el H. Ayuntamiento empieza a administrar el Hospital de San Juan de Dios.

La entrada del hospital y las salas de los enfermos, conservan unos espléndidos
de azulejos poblanos de mediados del siglo XVIII.

Actualmente La iglesia así como el Hospital sigue funcionando, además de una Pinacoteca con valiosos cuadros del periodo Barroco.

Cada año del 16 al 24 de octubre, día de San Rafael Arcángel, Se celebra una verbena popular con antojitos propios de la Región.